• 10 ciudades para practicar running
    10 ciudades para practicar running
  •  

    10 ciudades para practicar running

     

    A todos nos gusta salir a correr de vez en cuando y ponernos en forma mientras disfrutamos de algunas de las mejores ciudades.

     

    El running es una de las actividades deportivas que más seguidores tiene en todo el mundo. A todos nos gusta salir a correr de vez en cuando y ponernos en forma mientras disfrutamos de algunas de las mejores ciudades, con sus calles y parques como zona de entrenamiento. Pero no todos los lugares son tan adecuados para practicar running, así que no está de más que podamos conocer cuáles son los más adecuados.

    La selección que os presentamos incluye destinos a través del mundo en países muy diferentes y ciudades que se han convertido en un lugar muy visitado por los runners. Así que si estáis pensando en viajar para hacer este tipo de deporte, mucha atención a los destinos que os recomendamos. Hemos preparado un poco de todo, tanto ciudades cercanas como otras que están un poco más alejadas de nuestro país. ¡En la variedad está el gusto!


    1. Barcelona

    En esta ocasión hemos querido mencionar el destino español de nuestra lista en la primera posición. No por nada en especial, pero sí por demostrar lo bien preparada que está la ciudad condal para dar la bienvenida a los runners. Quienes hayáis visitado Barcelona en alguna ocasión seguro que habéis tenido la oportunidad de ver las grandes calles, los paseos y las estupendas zonas que hay delimitadas para que podamos hacer ejercicio en cualquier momento. Es un enfoque diferente al de Madrid, que se trata de una ciudad más urbana y tradicional, y es por ello que son miles de personas que prefieren viajar a Barcelona cuando están buscando una buena representación de la cultura española. En el caso de los runners tenemos que dar la razón a los que prefieren Barcelona por delante de otros destinos situados también en nuestro país.


    La ciudad está muy bien preparada para que podamos correr por ella, con zonas delimitadas, un circuito agradable y un entorno más natural de lo que cabría imaginar de este tipo de destino. Si queréis dejar la calle y aportar un toque de frescura al ejercicio, lo que podéis hacer es ir a la playa. Esta es otra cosa que no podemos hacer en muchas zonas de España, pero que en Barcelona se cumple con todas las comodidades. Si no queréis correr por la playa también os recomendamos los alrededores del puerto, sintiendo la brisa del mar y escuchando el ambiente, el cual os proporcionará sensaciones muy agradables.


    2. Nueva York

    El panorama que hemos visto en tantísimas películas lo podemos disfrutar nosotros mismos si visitamos la Gran Manzana. En muchas de nuestras guías de recomendaciones hablamos de Nueva York, pero no en vano se trata de una de las ciudades que más encajan en los gustos de todo tipo de viajeros. Para los runners el principal atractivo de Nueva York se encuentra depositado en Central Park. Todo lo que habéis visto en series o películas es cierto. Es un parque que está en medio de la ciudad, pero parece como si nos hubiéramos colado en un fantástico bosque lleno de vida. Pensemos en un Retiro de Madrid, pero elevado a la máxima esencia y multiplicado por 1000 y sabréis de qué estamos hablando cuando nos referimos a Central Park.

    Cuando corramos por el parque descubriremos aquello que a veces dudamos por falta de personas que lo practiquen en nuestra ciudad: que como runners no estamos solos. Y lo bueno es que la sensación no se extiende solo a lo largo de Central Park, sino que hay otras partes de Nueva York en las que también tenemos la oportunidad de vivir este tipo de emoción. En este sentido recomendamos West Side Highway. Esta ruta está pensada para runners y se nota el gran nivel de atención al detalle que ha puesto el ayuntamiento para permitirnos correr.


    El recorrido pasa del núcleo de Manhattan hasta el Bronx y suele estar frecuentado por muchos otros runners, así que no tenéis de qué preocuparos. A lo largo del camino os encontraréis con baños públicos, por si tenéis una urgencia, y con fuentes, lo que nos vendrá muy bien si hemos cometido el error de no llevar una botella de agua para mantenernos hidratados. Por otro lado, hay algunos tramos en los que tendréis que compartir el espacio con quienes montan en bicicleta, pero no resulta nada arriesgado, así que recomendamos hacerlo. Correr por Central Park es estupendo, pero esta ruta es insuperable a su modo.

     

    3. Sídney

    Nos vamos de viaje hasta Australia. Los expertos en running reconocen que una de las mejores rutas del mundo es la que se desarrolla en esta ciudad a lo largo del puente de la bahía de Sídney. Es un sitio que nos permite correr de forma muy natural y con un escenario precioso. Tenemos un camino de unos 12 kilómetros que reúne algunas de las mejores y más icónicas vistas de la ciudad. Y lo más divertido es que la zona es utilizada a diario por runners del propio país, por lo que no tendremos esa sensación con la que nos quedamos en algunos lugares de sentirnos como auténticos turistas. Entre sus mejores aspectos se encuentran las vistas costeras y la oportunidad de pasar por lugares que os gustará ver en primera persona, como los jardines botánicos.

     

    4. Filadelfia

    Después de Nueva York pensábamos que esperaríamos un poco para volver a Estados Unidos, pero tenéis que disculparnos, porque a veces somos un poco frikis. Nos gustan esas experiencias deportivas que ofrecen algo diferente y que nos permiten disfrutar a lo grande. Y eso es por lo que nos vamos a Filadelfia, lugar en el cual tenemos la posibilidad de realizar el recorrido maratoniano de Rocky. ¿Recordáis la película de Sylvester Stallone? El personaje realizaba un recorrido de entrenamiento corriendo por la calle hasta que llegaba a su destino en el Museo de Arte, donde levanta los brazos y queda en ese estupendo montaje cinematográfico que se ha repetido y parodiado en tantas ocasiones. Pues lo mismo que hizo Rocky lo podemos hacer nosotros, aunque recomendamos mucha preparación, porque el recorrido auténtico es bastante, bastante exigente.


    De forma periódica se realiza un evento anual en el cual los valientes pueden participar en una maratón de varios niveles que lleva a emular el recorrido de Rocky y que tiene hasta su propia medalla. Hay estudiosos del running que creen que el cine exageró un poco el entrenamiento del personaje, a la vista de lo largo y exigente que es. En realidad recorre toda la ciudad a la vista de los distintos planos que llegamos a ver en la película. Por eso decimos que es una tarea exigente. El recorrido comienza en la casa del personaje en South Philly y se encamina por las vías del tren para después pasar por el mercado italiano, Kelly Drive, Chestnut Street y el Independence Hall, entre otros lugares. La distancia total que vamos a tener que recorrer es de casi 50 kilómetros. Ahí es nada.

     

    5. Londres

    En muchos aspectos la capital británica ha seguido los pasos de las ciudades norteamericanas más conscientes de la importancia del running. Normalmente los runners se quejan de Europa debido a que la mayoría de sus países no fomentan el deporte ni las sesiones de running en sus calles. No realizan cambios ni ajustes en las calles que puedan ayudar a quienes hacen deporte. Y es algo cierto, para qué vamos a decir lo contrario si sabemos que es verdad. Pero en Londres sí se han llevado a cabo iniciativas para que esto no sea así.


    Y tenemos que comenzar por Hyde Park, que no es el Central Park, ni mucho menos, pero también proporciona un buen ambiente en el que correr y cruzarnos con otras personas que también están haciendo ejercicio como nosotros. Tendremos esa sensación agradable y podremos relajarnos al desconectar de la contaminación que hay en algunas zonas de la ciudad. Además, correr en un día de niebla, no uno en el que sea excesiva, puede tener una gran carga de interés para quienes estén deseando dejarse envolver por esa magia particular que destila Londres en sus calles. Otro buen lugar por donde correr son las orillas del Támesis, mientras que los alrededores del Palacio de Buckingham también salen bien parados en cuanto a las recomendaciones que hacemos.

     

    6. Tokio

    Japón es un país que no ve la práctica del deporte de la forma en la que la ven los runners. No esperéis que las calles estén preparadas para que los runners ocupen una parte importante. Las bicicletas sí son muy utilizadas, pero no tanto como práctica deportiva, sino como medio de transporte ecológico y personal para ir a la escuela o el trabajo. En Japón la sociedad es más práctica y está más concentrada en conseguir objetivos que se alejan de las costumbres deportivas. El fitness se lleva por dentro y en todos los trabajos se realizan ejercicios en un momento u otro del día, así que no existe tanta necesidad de apostar por tendencias como el running.


    Pero sí hay runners, eso sin duda. El lugar donde disfrutan de su afición son los parques, algo de lo cual Tokio está provisto en su totalidad. El país, aunque se ha volcado en el desarrollo tecnológico, mantiene el factor tradicional vivo en sus templos y santuarios, que están desperdigados en las propias ciudades entre carteles de neón. Y lo mismo ocurre con los parques. Una imagen de vista aérea de Tokio nos permite apreciar los grandes espacios verdes de los que dispone la ciudad. En ellos hay espacio para hacer running y disfrutar del estupendo ambiente natural que se respira en ellos. Algunos de los parques que recomendamos incluyen los siguientes: Koganei, Komazawa y Yoyogi, siendo este último el más popular entre los viajeros.

     

    7. Miami Beach

    Ya dijimos que volveríamos a Estados Unidos. Habíamos avisado de ello y además tenemos un buen motivo: la visita a Miami Beach para hacer running. La cantidad de rutas a las que tenemos acceso es enorme. Si pasamos 10 días en la ciudad y queremos probar una ruta distinta al día lo vamos a poder hacer sin ningún tipo de problema. Y mientras lo hacéis os recomendamos tener un poco de música de los Beach Boys, porque es algo que nunca pasa de moda. A nosotros nos gusta, sobre todo, la ruta de Boardwalk Empire, porque tiene unas bonitas vistas y es un entorno agradable. Se nota especialmente el esfuerzo que deposita el ayuntamiento para que los viajeros y los runners locales puedan seguir confiando en Florida como uno de los destinos preferidos en los que hacer deporte.


    Nos vuelve a ocurrir eso de que nos sentimos como en las películas. Pero no nos digáis que muchos de vosotros no habéis comenzado a hacer running después de ver la idea en el cine. Esos personajes que se pasan la tarde corriendo por los paseos marítimos rodeados de gente tomando el sol, playeros enrollados y diversión por doquier, siempre nos han inspirado.

     

    8. Ámsterdam

    No nos lo digáis, sabemos que pensáis que Ámsterdam es un lugar preferible para quienes gustan de pasar el día montados en bicicleta. Se ha repetido en muchas ocasiones, para nosotros demasiadas. Y como runners tenemos que decir que no, que Ámsterdam también es un sitio estupendo para quienes se mueven por el efecto de sus propias piernas. Es verdad que hay mucha presencia de bicicleta y que en algunos momentos del día puede suponer un problema, pero también es cierto que se ha potenciado el apoyo a los runners con el objetivo de que encuentren en esta ciudad un nuevo lugar donde entrenar. Uno de los aspectos que más destacan de Ámsterdam al respecto es que sus calles son muy planas, lo que ayuda a que correr sea más agradable y que nuestros pies se encuentren con efectos adversos.


    El paisaje es muy distinto al que hemos mencionado en otros de los casos, mucho más urbanita y centralizado en calles estrechas y zonas que chocan radicalmente con lo que pensamos del running más relajante. Pero aún así, Ámsterdam se gana nuestra atención por la experiencia global que proporciona y por lo bien que nos lo llegamos a pasar mientras estamos corriendo.

    9. París

    Hay algunas ciudades que no son tan perfectas para el running, pero que resultan de inevitable recomendación porque correr por ellas es algo que te cambia la vida. Nos pasa con París. No pondríamos la capital francesa en un top 5 y tampoco lo elegiríamos como uno de los destinos donde practicar running en el extranjero por primera vez. Pero elevando el top hasta 10 plazas y mencionando lugares que aportan cosas distintas a los runners, es inevitable que pongamos París en nuestra selección. Lo que ocurre con esta ciudad es que es una maravilla visual. La forma en la que está estructurada, cómo nos va llevando de maravilla en maravilla, monumento tras monumento, nos complace de manera indudable desde el primer momento en el que comenzamos a correr. ¿Nos gustaría que hubiera un mayor soporte al runner? Sin ninguna duda, pero nos conformamos porque nos encanta practicar este ejercicio mientras tenemos la oportunidad de ver de cerca el Louvre o la Torre Eiffel, por mencionar solo dos monumentos imprescindibles.


    Y no nos olvidemos de los Campos Elíseos. Francia no tiene muchos otros lugares interesantes para los runner, pero París es mucho París. Recomendamos también aprovechar la iluminación nocturna para disfrutar de algunas de las rutas que ya conozcamos dentro de un ambiente especial. Lo bueno es que no os resultará demasiado complicado encontrar los recorridos, puesto que son bastante lineales y fáciles de seguir.

     

    10. San Francisco

    Seremos justos con nuestro listado y terminaremos con otro destino en Estados Unidos. Aprovechamos para hacer esa mención a que resulta curioso cómo este país, uno de los que más apoya el running desde los ayuntamientos, es también uno de los que más sufre la obesidad entre sus ciudadanos. ¿Por qué no se aprovechan más las zonas para hacer deporte? No hay duda de que hay algo que falla. Por suerte para nosotros, los turistas sí que parece que aprovechen bien este tipo de instalaciones. Y en San Francisco eso nos lleva a correr por el puente Golden Gate o por la playa Baker Beach. Lo que más destaca de esta ciudad son las cuestas, mucho más empinadas de lo que hemos visto en otros lugares del país. Eso implica que vais a tener que poner mucha fuerza de vuestra parte para superar todos los obstáculos que encontréis por el camino. Pero os sentiréis de fábula al hacerlo.

     

     

     

    Quiero más información!

     

     

    Tribus Viajeras | Viajes organizados © - 2020

     

    Tribus Viajeras. Avenida Portugal 159. 37006. Salamanca (España)Nº LICENCIA: CICL 37-129
    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar y mejorar tu experiencia de navegación. Por favor, lea nuestra Política de Cookies si desea saber más. ACEPTAR Más info